sábado, 29 de enero de 2011

Cómo luchar contra la falta de amor propio


María, por ejemplo,(se han cambiado los nombres) llegó a estar deprimida a causa de problemas en el seno familiar. Afirmó: “Soy una persona horrible, y no puedo hacer nada bien”. Eso era falso. Si ella hubiese analizado sus conclusiones, se habría podido oponer a estas por medio de razonar: “Hay cosas que hago bien y otras que hago mal, como cualquier otra persona. He cometido un par de errores, y debo esforzarme por ser más considerada, pero no por esto debo sacar las cosas de quicio”. Este razonamiento hubiera dejado intacto su amor propio.


Con frecuencia, esa voz interior excesivamente crítica que nos condena se equivoca. En la tabla que acompaña a este artículo figuran algunos pensamientos distorsionados que son típicos y que contribuyen a generar la depresión. Aprenda a identificar esos pensamientos equívocos y a mentalmente cuestionar su validez.


Algunas de esas ideas erróneas eran: ‘Lo que yo valga como persona depende de lo que otros piensen de mí’, ‘nunca debo sentirme herida; debo estar siempre alegre y serena’, ‘yo debería ser una madre perfecta’. Como tenía la tendencia a ser perfeccionista, tan pronto como pensaba en esos términos, le oraba a Jehová para que me ayudase a controlarme. Aprendí que los pensamientos negativos erosionan el amor propio, porque todo cuanto uno ve es el lado problemático de la vida y no las cosas buenas que uno recibe de Dios. Al esforzarme por evitar ciertos pensamientos impropios, logré sobreponerme a mi depresión.” ¿Debería usted también cuestionar algunos de sus pensamientos o hasta rechazarlos?