sábado, 29 de enero de 2011

Persistir “hora a hora”


He probado con todo, incluso con complementos en la nutrición y antidepresivos —comenta Eileen, madre de cuarenta y siete años de edad que ha luchado contra la depresión crónica por años—. He aprendido a corregir pensamientos impropios, y esto me ha ayudado a ser una persona más razonable. Pero la depresión persiste.”


El hecho de que la depresión persista no significa que usted no la está combatiendo con destreza. Los médicos no conocen todos los posibles remedios para este trastorno. Hay ocasiones en que la depresión es el efecto secundario de una medicación administrada contra una enfermedad grave. Por consiguiente, el empleo de esa medicación tiene un efecto compensatorio, pues puede beneficiar en el tratamiento de algún otro problema médico.


Naturalmente, el que uno confíe sus sentimientos a una persona comprensiva puede ayudar. No obstante, no hay ningún humano capaz de llegar a conocer realmente la profundidad de su agonía. Pero Dios sí la conoce y le ayudará. “Jehová me ha proporcionado fuerzas para seguir intentándolo —reconoció Eileen—. Él no ha dejado que me rinda y me ha dado esperanzas.”


Con la ayuda de Dios, el apoyo emocional de otras personas y sus propios esfuerzos, usted no será agobiado de tal modo que tenga que rendirse. Con el tiempo, usted se podrá ajustar a la depresión como a cualquier otra enfermedad crónica. 


Aguantar no es fácil, ¡pero es posible! Jean, cuya profunda depresión persistió, dijo: “No se trataba siquiera de una lucha día a día. Más bien, era una lucha hora a hora”. En el caso de ambas, Eileen y Jean, la esperanza prometida en la Biblia las ayudó a seguir adelante. ¿Cuál es esa esperanza?